Pague nuestros productos hasta en 6 cuotas con sus tarjetas de crédito preferidas:

flores de bach comprar cuotas santiago

El fin del dolor: De la voluntad al Amor

Todos nosotros hemos sido instruidos desde pequeños para esforzarnos y ensalsar el poder de la fuerza de voluntad. Cuando alguien ha logrado una meta con el sudor de su frente es cuando más lo felicitamos y cuando, supuestamente, más disfruta de su logro. En cambio, si la misma persona lograse su objetivo de forma casi espontánea, no despertaría gran interés en su entorno más próximo y posiblemente sólo despertase reacciones negativas al respecto.

 

Nuestra sociedad actual funciona desde el ego, valorando el esfuerzo, la lucha. Mientras más dura es tu historia, más heroico eres considerado. Podemos ver esto con gran facilidad en nuestro mundo y nosotros, no es necesario ser un gran observador. Afortunadamente estamos frente a un cambio de paradigma enorme, en el cual muchos  estamos empezando a valorar más la fluidez y la felicidad del individuo que su capacidad de vencer obstáculos.

 

Lo mismo está sucediendo con los tratamientos medicinales. En el viejo paradigma, si tienes un desequilibrio físico, mental o emocional, se te es cambiado a la fuerza, insertándote medicamentos, inyecciones o abriendo tu cuerpo y sacando una parte de él. Estos métodos son algo brutales si los contrastamos con procedimientos nuevos, porque te obligan a cambiar, enmascaran lo que sucede realmente y los resultados son mediocres, si no peores a largo plazo.

 

En cambio, la medicina holística, si bien ha luchado enormemente para obtener recursos, abarcar cada vez más patologías y ganarse su espacio en el mundo, se basa en algo absolutamente distinto: se debe corregir una desarmonía interna para lograr la sanación. Aún hay terapias que usan mucho la voluntad, en su mayoría aquellas que fueron concebidas en la antigüedad. Pero hoy, sin embargo, han aparecido muchas herramientas nuevas que son capaces de sanar grandes desarmonías en pocas sesiones y sin gran esfuerzo por parte del paciente.

 

Tomando el ejemplo de las adicciones, que pocos se atreven a intentar abandonar y sólo  unos pocos logran superarlas, hay técnicas maravillosas que simplemente corrigen el vacío emocional que las sustentan, subsanando esa necesidad desatendida que la persona cargaba, a través de procesos de limpieza del inconsciente. No hay dolor, no hay voluntad, no hay efectos secundarios; sólo hay sanación y amor. Que una persona deje el cigarrillo en pocos días  sin siquiera sufrir parece increíble para muchos.

 

Como dijo Lao Tsé: “El ego está en el esfuerzo”. Mientras más te esfuerzas, más se nutre tu ego. Cuando haces lo que amas, cuando eres dichoso, las cosas suceden solas y te sientes más conectado con la vida. Puede ser que leas textos enormes o hagas una escultura inmensa, mas si lo amas, lo harás feliz, dichoso, con amor, sentirás placer.

 

Con el desmoronamiento de la vieja forma de vivir y la oportunidad de crear un mundo mejor, podemos tomar la opción de comenzar a vivir con Amor y fluidez. Basta de forzar, basta de vivir encadenados y pasar por la vida sin conocer el placer de existir. La nueva medicina nos está mostrando lo fáciles que pueden ser las cosas si las hacemos desde el amor. La fuerza de voluntad está pronta a quedar obsoleta si así lo deseamos, el sufrimiento puede terminar si tomamos la decisión de valorar la felicidad por sobre el esfuerzo.

 

Flor de Luz.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0